Amigos de la Montaña del Porma

Era el año 1960, cuando el Estado sacaba a subasta la construcción del Pantano del Porma en uno de los valles más ricos y hermosos de la montaña de León. Ocho años después, otoño de 1968, una lápida de agua sepultó para siempre ocho pueblos con sus casas, sus iglesias y aquellos lugares sagrados donde descansaban los muertos. Los pueblos desaparecidos fueron: Armada,  CampilloCamposolillo,  FerrerasLodares, Quintanilla, Utrero y Vegamián, viéndose afectados Valdehuesa, Rucayo y Orones, hoy pertenecientes al Ayuntamiento de Boñar.

Estas páginas, dedicadas al Alto Porma en general, inciden con mayor profusión en los pueblos desaparecidos, aflorando de la memoria de las gentes que los habitaron, para permitirnos, en cierto modo, recuperarlos de la devastación y el olvido al que los condenó la construcción del pantano.                                                                                                                               

                                                                     Nito Lagüeria